POESIA CLÀSSICA I CONTEMPORÀNIA
Total Poetes: 590
  Total Poemes: 13917
 
Poemes classificats per autor i ordre alfabètic
Autor alfabètic
Poemes classificats per autor i ordre cronològic
Autor cronològic
Poemes classificats pel lloc de naixement de l'autor
Autor Naixement
Poemes classificats per segle i autor
Segle
Llistat de tots els  poemes per ordre cronològic
Llistat de poemes
Cercador de poemes Tornar
poema
EMIGRANTE

joan montells matas

erroresrecomendar

Se embarcó en una patera
Con su mujer y sus hijas,
Huyendo de una guerra fiera
Para salvarse de unas muertes fijas.

La negra noche acompañó esta huida,
Sentían latir fuertemente sus corazones,
Sus manos estaban unidas ....
Estaban rezando sus oraciones.

El silencio era su compañero,
La niebla, su enemiga,
Confiaban en que el mar fuera placentero,
Sus ánimos eran superiores a la fatiga.

Los cuerpos encogidos, por un frío insoportable,
Sus mandíbulas presionadas,
Un temblor de piernas incontrolable,
.... Todas las voces calladas.

Navegando sosegados y pasadas unas horas,
Surgieron voces, gritos y quejidos,
Oyendo las olas cada vez más sonoras,
Ya no nos sentíamos tan tranquilos.

Recuerda, que de pronto la patera volcó,
Y una tromba de grandes olas, les cubrió.
Gritos, golpes, insultos ... y todo se borró.
Pudo alargar una mano a su esposa.... RESBALÓ.

Desesperado, a voz en grito clamaba,
Buscando a sus hijas, las llamó y ... llamó,
Pero nadie, ....nadie le contestaba
Y de contenida rabia, lloró y.... lloró.

Señor !!! por qué ? por qué ? por qué yo ?
Dentro de su cabeza, sólo habitaba la locura,
Decía, ¡¡ resbaló, resbaló, resbaló, resbaló... !!
Ya no podía pensar con cordura.

Imposible los hechos concordar
La locura en su mente aumentó,
Ya nada más podía recordar...
De dolor se desmayó.

Recobró el conocimiento ...
No sabía donde estaba,
Su dolor iba en aumento,
Pero, poco a poco su mente se despejaba.

Rumor de voces a lo lejos oía,
Sus manos ensangrentadas y doloridas,
Lo que había pasado, no se lo creía,
Recordó.... todas sus queridas vidas destruidas.

No obstante, de dolor ya no se quejaba,
Con palabras que salían constreñidas,
A la gente que allí había, preguntaba
Por su mujer y sus hijas tan queridas.

Nadie sabía nada, su corazón se rompió,
Voluntarios salieron con barcas de rescate,
Lucharon contra las olas, en feroz combate.
Pero vacías volvieron...... Nadie se salvó.

Llorando decía, ¡¡ Oh Dios !! por qué me dejas aún vivir ??
Me falta el aliento. ¿¿ para què seguir viviendo ??
No podré nunca más reír, ni tan solo sonreír.
¿¿ Y voy a seguir así ?? Yo ya nada siento.

Nunca más supe de este pobre hombre.
Ni nunca pude saber su nombre.
Pero....., más o menos así me lo explicó,
Y así....., más o menos, lo explico yo.

JOAN
Subir