POESIA CLÀSSICA I CONTEMPORÀNIA
Total Poetes: 589
  Total Poemes: 13903
 
Poemes classificats per autor i ordre alfabètic
Autor alfabètic
Poemes classificats per autor i ordre cronològic
Autor cronològic
Poemes classificats pel lloc de naixement de l'autor
Autor Naixement
Poemes classificats per segle i autor
Segle
Llistat de tots els  poemes per ordre cronològic
Llistat de poemes
Cercador de poemes Tornar
poema
Cardona, Berenguer

Cardona, Berenguer

erroresrecomendar

El pensamiento de reproducir. Les Trobes en lahors de la Verge María, primer libro impreso en España, fue iniciado hace veinte años por el Ateneo científico literario y artístico de Valencia, con motivo de celebrarse en aquella época el cuarto centenario de la introducción de la Imprenta en nuestra patria, pero no se llevó á efecto aquel laudable propósito, como era el deseo de aquella Corporación. En este estado, el Sr. D. Manuel Rubio y Borrás, individuo del Cuerpo facultativo de Archiveros y Bibliotecarios, hizo suyo aquel proyecto y al efecto sacó una copia del único ejemplar que se conserva en la Biblioteca Universitaria de esa ciudad. Cuando se estaban realizando los trabajos, fué trasladado dicho señor á otro punto y con este motivo adquirimos la propiedad de la reproducción, que hemos continuado hasta su feliz término. Para realizar esta empresa no hemos omitido sacrificio alguno y abrigarnos la completa seguridad de que los amantes de nuestras antigüedades literarias estimarán como se merece la reimpresión de esta obra.

El trabajo de copia realizado por el Sr. Rubio, fielmente compulsado luego, ha debido su complemento á una feliz coincidencia que hemos creído conveniente utilizar. En el pasado año 1893, el Excmo. é Illmo. Sr. D. Ciriaco María Sancha, Arzobispo de Valencia, ofreció, para los Juegos Florales celebrados por Lo Rat Penat, un premio á la memoria que diese más noticias biográficas acerca de los poetas que intervinieron en la Justa poética de 1474, que dió motivo á la publicación del primer libro: obtuvo aquel premio D. Francisco Martí Grajales y esta monografía es la que sirve de Introducción á Les Trobes, completándose de esta suerte nuestro primitivo intento, reducido al de la reimpresión del famoso libro, ya que nuestro móvil al emprender esta empresa no era otro que contribuir de algún modo á enaltecer y perpetuar uno de los monumentos más preciados de la abundante y rica literatura valenciana.





Sr. D. José E. Serrano y Morales


Académico C. de la Historia, etc.




Mi querido amigo: A V. que sin haber nacido en Valencia tanto se interesa por las glorias literarias de esta Ciudad y que tantas joyas bibliográficas ha logrado reunir en su selecta biblioteca, creo que no ha de serle desagradable que su nombre figure al frente de este modesto Estudio biográfico de los poetas que contribuyeron á formar el primer libro publicado en España, salido de las prensas valencianas. Por eso me permito dedicárselo y le ruego lo acepte como testimonio de la buena amistad con que es suyo afectísimo y S. S.

q. b. s. m.

Francisco Martí Grajales.



—11→
Durante muchos años ha sido largamente debatida la cuestión de si era Valencia ó Barcelona la ciudad de España donde primeramente se introdujo el maravilloso invento de la Imprenta. Una y otra pretensión han sido sostenidas con entusiasmo por distinguidos escritores, pero después de las atinadísimas observaciones hechas por los inteligentes bibliógrafos valencianos D. José de Orga, D. Pedro Salvá y D. José María Torres, refutando brillantemente las opiniones del Canónigo catalán D. Jaime Ripoll y Vilamajor y del erudito y concienzudo historiador D. Antonio de Bofarull, hay que reconocer que la primacía ha quedado favorablemente resuelta en pro de Valencia.

¿Cuál fué el Primer libro que dieron á la publicidad las prensas valencianas? La opinión unánime de todos los autores que han tratado de este asunto interesantísimo de nuestra historia, se muestra inclinada al volumen que sigue al presente estudio.1

La obra carece de portada; su tamaño es en 4.º, de 66 hojas, 8 de ellas en blanco y las 58 restantes impresas —12→ en letra romana. No contiene lugar ni año de impresión, y por lo tanto carece del colofón donde generalmente constan uno y otro; se compone de siete cuadernos, cuatro de 10 hojas, uno de 12, otro de 8 y otro de 6. En el único ejemplar que se conoce, existente en la Biblioteca Universitaria de Valencia, por impericia del encuadernador, el pliego quinto ocupa el lugar del cuarto y viceversa. Carece de puntuación.

De cuarenta poetas hay composiciones en este libro (y si al certamen que lo motivó acudieron más, solo de estos se incluyeron) y sus nombres, por el orden en que se hallan colocados, son: «don iordi semelles. __mestre corella. __mossen Bernat fenollar. __mossen ffranci de Castellui. __mossen barcelo Caualler. __mestre alcanyiç mestre en medicina. __mossen Iohan de nagera preuere. __honorable e discret en berenguer cardona notari. __en pero pereç notari. __en Iohan verdanxa notari. __Iohan moreno notari. __Nanthoni Vallmanya notari. __luís monyoç notari. __Iohan gamiça notari. __Arcis vinyoler. __sobre uero. __lançol. __Genís fira. __Miqualot pereç. __Bernadí vallmanya scriuent. __mestre Pere de ciuillar argenter. __mestre Lorenç diamant mestre descriure. __en Iohan sent climent naiper. __en berthomeu saluador studiant. __ Iohan verdanxa menor de días. __en Luis catala. __Berthomeu dimas. __hun Castella sens nom. __vilalba. __Iohan del bosch ciutada de xatiua. __gaçull. __Luis garcia scriuent. __en bernat deç puig. __Ieronim monço. __Francesch de sant ramon. __Matheu esteue. __mestre Pere alcanyiç metge de Xatiua. __mestre Jacme roig mestre en medecina. __mestre pere bell. __mossen Iohan vidal preuere de la Seu de Valencia.»

Las poesías ascienden á cuarenta y cinco, y la casi totalidad de ellas están escritas en valenciano, á excepción de cuatro; una de Castellvi, otra de Barceló, otra de Pedro de Civillar y la de Hun Castella sens nom: en toscano hay una que pertenece á Narciso Viñoles. Castellví y Barceló también tienen una poesía cada uno en valenciano y dos más Narciso Viñoles. Berenguer Cardona tiene dos poesías, ambas escritas en valenciano.

—13→
De los poetas citados anteriormente, son muy pocos de quienes se conocen poesías aparte de las incluídas en este notabilísimo cancionero. No cabe dudar que la mayor parte de ellos alcanzarían reputación y prestigio en su tiempo, en virtud de obras que hoy día no se conocen. únicamente Juan Ruiz de Corella, el maestro Jaime Roig, Fenollar, Gazull, Viñoles, Miguel Pérez, Bernardino Vallmanya, Juan Vidal, Moreno, los Verdancha y algún otro dejan de encontrarse en este caso; todos ellos han tenido la suerte de que sus producciones se hayan conservado á través de cuatro siglos y que por ellas se aprecie su valer y la justicia con que en todas épocas se les han prodigado entusiásticos elogios y distinciones honrosas.

Hay sin embargo entre los poetas desconocidos de este libro, algunos que es sensible la pérdida de sus restantes obras, pues por las que se les conocen se hacen acreedores de la admiración de los doctos. Juan Gamiza, Juan Sobrevero, Ginés Fira, Pero Pérez y Juan Lansol son los aludidos. No están exentas sus producciones de defectos, pero en ellas hay imágenes de buen gusto, la metrificación es correcta y su ritmo bastante armonioso. Además, tanto estas poesías como las restantes del volumen de que venimos tratando, para ser analizadas con acierto hay necesidad de remontarse á la época en que fueron escritas, conocer el gusto predominante en la misma y el estado en que se encontraban las bellas letras, que aun no habían alcanzado entonces su más completo desarrollo.

Si fuéramos á juzgar detenidamente todas las composiciones, aquilatando las bellezas que las esmaltan y poniendo de relieve los defectos que contienen, ateniéndonos para ello al gusto del día, seguramente que éstos habían de superar á aquéllas, obligándonos á formar un concepto equivocado de su valor. Otra de las dificultades que se presentan para obtener el éxito apetecible, es la difícil inteligencia de muchas de las palabras usadas, cuyo verdadero sentido se desconoce en la actualidad. Además, muchos giros y construcciones que hoy nos parecen impropias é incorrectas, no lo serian —14→ entonces y aun algunas veces producirían resultados que hoy no nos son muy fáciles de comprender. Hay que tener en cuenta también, para su análisis, que estas poesías fueron escritas para un certamen; que habían de ajustarse á las condiciones exigidas en el cartel, en el que se señalaban hasta las dimensiones que habían de tener todas ellas, lo cual impedía poderosamente al poeta manifestarse con amplitud y demostrar sus aptitudes para el cultivo de la poesia.

Aunque no fuera mas que por dar á conocer gran número de ingenios valencianos, muchos de ellos completamente ignorados, esta antología poética seria digna del mayor aprecio. Pero reúne otra circunstancia que le da mayor valía y de que ya hemos hecho mérito: es el primer libro impreso en España y por tanto es grande su valor histórico.

No es que digamos con esto que no sea mucha su importancia literaria; cualquiera de las composiciones de los mencionados Ruiz de Corella, Fenollar ó Viñoles, tienen títulos sobrados á la admiración de los inteligentes y son bastantes para que en todo tiempo demuestren la existencia de notables poetas en esta tierra, que en todos tiempos los ha tenido y muy numerosos. Para la historia de las letras españolas será siempre un documento interesantísimo y para Valencia un titulo más de gloria.

Hechas las brevísimas consideraciones que anteceden, tócanos tratar de los autores que contribuyeron á la formación de este libro, relatando al propio tiempo los hechos en que intervinieron y las obras que legaron á la posteridad. Esta empresa parece fácil á primera vista, si se tiene en cuenta el número de obras que nuestros compatricios han escrito relatando la historia literaria de nuestra región. Sin descender á monografías, que las hay y muy abundantes existen tres obras de capital importancia: los diccionarios —15→ bío-bibliográficos de Fray José Rodríguez, de D. Vicente Ximeno y de D. Justo Pastor Fuster, en los cuales, dada la copiosísima erudición que demuestran y el muchísimo trabajo acumulado por sus entendidos autores, era lógico creer que existieran noticias suficientes á satisfacer los deseos del más exigente. Sin embargo, aunque no carecen de ellas, tan vastísimo era el plan que intentaron desarrollar, que no pudiendo descender á minuciosos detalles, no dieron bastantes para formar concepto acerca de aquellos escritores. De muchos ni siquiera mencionan su nombre. A llenar en algo este vacío vino el Estudio histórico critico de los poetas valencianos de los siglos XIII, XIV y XV de D. Rafael Ferrer y Bigné, quien con su trabajo prestó un inapreciable servicio á nuestras letras. Abarcando su cometido una esfera más limitada, presentósele el camino más expedito y pudo lograr obras y noticias que pasaron inadvertidas para aquéllos.

Hoy entraña mayores dificultades completar lo que dichos bibliógrafos hicieron y estas han de aumentarse más cada día á medida que la acción destructora del tiempo y la ignorancia y mala fe vayan haciendo desaparecer las memorias de otras edades. No tenemos nosotros la pretensión de haber alcanzado un resultado satisfactorio, ni al emprender nuestras tareas presumimos obtenerlo. No nos impusimos otra misión que reunir antecedentes para que en su dia puedan ser utilizados por otros que, poseyendo condiciones para ello, acometan la patriótica empresa de formar una historia completa de nuestra literatura, cual la tienen otras tal vez de mucha menos importancia.
...

Berenguer Cardona


Al presentar sus composiciones al repetido certamen, se le califica de honorable y discret, apareciendo el primero entre los notarios que concurrieron al mismo. Esto da á entender que Berenguer Cardona en este tiempo debía contar una edad avanzada, como ciertamente lo demuestra el hecho de ejercer su profesión desde 1422. En dos distintas ocasiones perteneció al Consejo de la Ciudad á propuesta de los notarios: para la primera fué nombrado en 29 de Mayo de 1450, con Juan Más, y para la segunda con Jaime Navarro mayor, en el día 17 de Junio de 1454. En 30 de Mayo de 1458 fué elegido notario examinador con su compañero Miguel Bataller.

En 29 de Octubre de este año autorizó el testamento del insigne Ausias March. El codicilo otorgado per este gran poeta fué recibido también por Cardona, quien publicó ambos documentos el dia 3 de Marzo del año siguiente 1459, día en que ocurrió el fallecimiento del ilustre cantor de Teresa.

En Diciembre de 1473 aun seguía en el ejercicio de su profesión. Debió morir poco después de celebrarse el certamen. En el Archivo general del reino se guardan los protocolos de Berenguer Cardona, que empiezan en 1422 y concluyen en 1473. Los notales del mismo comprenden también el mismo periodo.

Publicó:

I. «Resposta del honorable e discret en berenguer cardona notari en lahor dela verge María tirant ala Ioya.»

II. «Lomateix berenguer cardona notari ala honor.»



Font: http://www.lluisvives.com/servlet/SirveObras/jlv/34697398763403862165679/p0000001.htm
Subir